Haceme Photoshop

Una de las frases que más escucho durante las bodas es “haceme Photoshop”, y en general son mujeres las que me lo piden. Sé que en muchos casos es a modo de chiste, para entrar en confianza; pero siento que en su mayoría proviene de las inseguridades y los complejos que solemos tener con nuestros cuerpos, nuestros rostros, y sobre todo con el paso del tiempo.

Mi respuesta suele ser siempre la misma “no necesitás Photoshop: el simple hecho de estar feliz y celebrando hace que te veas radiante, y eso es lo que voy a plasmar en las fotos”. Me miran y se ríen, como descolocadas, y se van pensando. Quizás, una de las razones por las que más me gusta registrar bodas, es que me gusta ser parte de los momentos más felices de la vida de otras personas. Pero dentro de eso, también se esconde una pequeña misión, muy personal, que tiene que ver con dejar una pequeña semillita en cada persona con la que logro cruzar algunas palabras.

Solemos tener, como decía al principio, muchos complejos. Y solemos mirarnos con mucha crítica al espejo, la misma que hace que cuando vemos una foto nuestra nos veamos primero los defectos. Somos muy críticas cuando hablamos de nosotras mismas, nos comparamos, nos sentimos menos; pero al mirar a otras mujeres en la misma situación destacamos sus virtudes.

Hace poco una maquilladora compartió este video y sentí que resume muchísimo lo que me pasa cuando trabajo: ellas piden Photoshop para ser distintas…yo me esfuerzo mucho para retratarlas tal cual son, para remarcar sus sonrisas viendo a sus hijas casarse, o para congelar los pelos suspendidos en el aire mientras bailan con sus amigas como si no hubiese un mañana.

Es difícil que dejemos la autocrítica de lado, lleva tiempo. Pero yo tengo todo el tiempo del mundo para repetir una y otra vez “no necesitás Photoshop, solo necesitás sonreir, disfrutar este día en familia, y relajarte.”

 

Deja un comentario