Jerónimo

Cuando alguien me contrata para hacerle un regalo a un ser querido, siento una responsabilidad extra y una alegría enorme de saber que alguien pensó que el mejor regalo que puede hacer son recuerdos.
Elisa y Hernán me recibieron en su casa para retratar a Jerónimo, y amé ver sus caras de felicidad al contarles como es mi método de trabajo: nada de poses, sean libres, algunas fotos van a ser con sonrisas y otras con llantos desconsolados pidiendo teta o un cambio de pañal… Les encantó la idea de retratar la maternidad, el puerperio, los cambios que toda pareja atraviesa con la llegada de un bebé (sobre todo el primero). Y a mi me encantó que eso los ayudara a relajarse y a ser ellos mismos todo el tiempo.
Gracias Eli y Hernán por la buena onda, por las charlas, los mates, y gracias a Pau y todo su grupo de amigas por juntarse para hacerles este regalo que, sin dudas, será cada vez más valioso con el paso de los años.

Deja un comentario